jueves, 4 de noviembre de 2010

Harry Potter

Desde que J.K. lanzó su primer libro sobre el joven mago no ha parado de crecer su fama
Los libros tienen desde mi punto de vista tres puntos positivos:

Primero, gracias a ella logró lo que hacía mucho tiempo no se lograba: que los niños y jóvenes se interesaran por la literatura. Muchos se volvieron de su obra pero gracias a ello también comenzaron a interesarse en la lectura en general o sobre la literatura fantástica
Segundo, justamente el género fantástico se vio revitalizado, y acercó a muchos lectores, indirectamente a autores como Tolkien otros, que han escrito sobre hombres-lobo, vampiros, brujas pero también sobre magia y esoterismo. Algo que en la sociedad en que vivimos, donde todo gira en torno al dinero y los negocios o la tecnología, es salirse
Tercero, creo que de por sí sus historias promueven los valores positivos. En especial, la valentía, la amistad, la solidaridad, la honestidad, entre otros, sin por eso volverse literatura tonta. Además, muestra a los "malos" y sus valores negativos como la ambición, la crueldad, etc, sin caer en personajes maniqueos. Es decir, ni los malos son tan malos, porque tienen sus razones para ni los buenos son tan buenos. Harry y sus amigos son seres perfectiblesse equivocan, cometen actos y son generalmente castigados por ello, y van aprendiendo, junto con los lectores.

Aunque cierta gente han criticado mucho esta obra, creo que le da la posibilidad a los jóvenes de acceder a un mundo diferente al que estamos viviendo, dándoles alternativas de vida y de ideas para que puedan elegir

Las películas, son otra cosa, lamentablemente. Comenzaron con un excelente nivel cinematográfico (buenos actores, buena fotografía, música, vestuario, etc) y con un gran cuidado en la adaptación; pero ya a partir de la tercera, se comenzaron a quitar elementos importantes de la obra, volviéndolas más "lights" y rebajando además el presupuesto, con lo que se tornaron en films más bien mediocres
Pero quedan los libros que son lo más importante y que creo que de aquí en más serán considerados clásicos en la literatura "juvenil" como lo fueron los de May Alcott o Julio Verne por mencionar tan sólo dos autores conocidos y quienes leen estos libros hoy, serán los padres que se los hagan conocer a sus hijos, mañana.