domingo, 24 de enero de 2016

Estreno de Star Wars VII


“Star Wars VII: The force Awakens” (El despertar de la Fuerza)
Después de 10 años de la última entrega de la serie, el episodio III, La venganza de los Siths, George Lucas decidió que no iba a realizar nunca la última trilogía que tenía pensado para la saga. Recientemente nos enteramos que había vendido la franquicia a la empresa Disney, en 4.000 millones de dólares, y que él sólo sería consultor de las futuras películas.

Entonces, luego de un silencio hermético, como se acostumbraba en la serie so pena de demandas millonarias a quien revelara datos del guión sobre la película por fin el 17 de diciembre del año pasado se estrenó la nueva película, la número 7, con bombos y platillos. Los seguidores de la serie nos entusiasmamos por ver la nueva trilogía que comenzaba y que por fin iba a revelar lo que Lucas había ideado.
Lamentablemente, J.J.Abrams, tenía otras ideas y al parecer ninguno del equipo de producción tuvo en cuenta las ideas que Lucas –el autor- quería llevar a cabo con la historia. Abrams y su equipo se dedicó a redefinir el proyecto y a darle las características que ellos consideraban mas adecuadas.

Lo que se estrenó dejó muy desconforme a George Lucas, según una entrevista que dio luego de ver la película. Dijo que salió decepcionado del cine y que habían hecho una película “retro” que no era lo que él quería. Para él las películas eran como sus hijos y cada una era diferente con planetas diferentes y naves diferentes. Incluso bromeó con que le había vendido la franquicia a “traficantes de blancas”, y luego tuvo que desdecirse y pedir disculpas al parecer porque le amenazaron con una demanda millonaria por sus dichos.
La verdad es que la película, viéndola más allá de todo prejuicio es como ver por segunda vez la trilogía de las películas originales IV, V o VI, ya que aparecen muchos personajes antiguos y más viejos como Han Solo (Harrison Ford), Leia Organa (Carrie Fisher), Chewbacca y los droides C3PO y R2D2 (“Arturito”). También, “El halcón milenario” y las naves de aquellas películas y también los mismos planetas.

Pero ya nada es lo mismo porque con los nuevos personajes aparece un guión muy similar a aquella trilogía sólo que invertido, ahora el malo Kylo Ren (Adam Driver) que usa máscara (de a ratos) al parecer para emular al desaparecido Darth Vader, tiene deseos de volver al lado luminoso. Se dice que fue entrenado por Luke como Jedi pero se reveló. La verdad resulta bastante flojo como personaje

Otra vez se crea un arma terrible –similar a la estrella de la muerte- pero mucho más grande y mortífera. ¿no era que en el episodio VI el Imperio había caído?. Ahora no se sabe cómo hicieron para logran todo ese poderío. Tampoco se sabe de dónde salió “La primera orden“ a la que pertenece Ren (ya no se habla de los Siths) y además hay un ser siniestro que vive en la penumbra de una nave, que resulta ser su maestro. Una especie de gran emperador a la sombra luego de la muerte del primer emperador (tampoco sabemos de dónde salió)
El resto de los personajes y de la historia sigue más o menos los mismos clichés de las originales, a Han Solo lo quieren matar dos grupos de mafiosos porque les debe plata. Hay un mensaje puesto en un droide que todos quieren y que contiene un mapa donde se supone está escondido Luke (Mark Hamill) quien aparece diez segundos al final de la película para justificar su inclusión en los títulos y ni siquiera habla.  

Ahora la heroína es mujer y el otro héroe es negro (un soldado de los clones que se da vuelta) como para cumplir con las cuotas. Los ejércitos de clones son los mismos que ya vimos con sus trajes blancos y sus cascos. Y hay una reminiscencia a los nazis en su concepción. Todo políticamente correcto.
La sensación al ver esta película es de “que ya la vimos” pero por lo menos antes era original y mejor realizada. Probablemente para quienes no vieron las anteriores puede resultar  interesante pero para los que conocemos la historia, todo se vuelve demasiado previsible y resulta más de lo mismo pero con un nivel inferior.

La música de John Williams es prácticamente la misma usada en los episodios IV, V y VI, quizás con algunos arreglos y algún tema nuevo que no se destaca demasiado. Y los efectos especiales están bien pero no dejan de ser una copia de los usados antes sin mucha creatividad.
Una lástima porque probablemente nunca sabremos qué es lo que quería hacer Lucas con su historia.

A los hijos se los cuida y no se los vende.

 

miércoles, 1 de abril de 2015

Otros libros de fantasía

Entre los libros de fantasía que muchas veces se dice son para niños, uno bastante famoso es:

Los viajes de Gulliver – de Jonathan Swift
 
Es una obra de este autor irlandés, mal llamada infantil –salvo en los casos de algunas versiones resumidas y/o adaptadas para el público más pequeño- es una obra satírica y política, ya que  Swift fue político además de escritor y también integró la iglesia anglicana como sacerdote durante algún tiempo.

Los viajes de Gulliver, está dividida en cuatro partes, los 4 viajes que realiza el protagonista a distintas tierras, generalmente sin desearlo luego de naufragios y otros eventos inesperados.

En el primero de ellos va a parar a la tierra de Liliput donde sus habitantes no miden más de veinte centímetros de altura y su ciudad por supuesto, es acorde a su tamaño, por lo que Gulliver se convierte en un verdadero gigante en esa tierra. Atrapado por los liliputienses y amarrado con sogas es arrastrado por cientos de ellos a la corte de su ciudad, donde es recibido primero con temor y luego con amabilidad cuando se muestra amigable.

Los liliputienses están divididos en dos facciones que se odian y cada tanto van a la guerra por lo que la facción que se hace amiga de él lo ve como un arma poderosa ante los enemigos. Al averiguar el protagonista sobre los orígenes de esta guerra termina enterándose que ella comenzó con una discusión sobre la manera de partir los huevos –nosotros diríamos “romper los huevos”- unos lo hacen a lo largo y los otros a lo ancho. Una manera de decir lo idiota que pueden ser las razones para pelear. En su época, Irlanda estaba sometida por Inglaterra y en su país existían dos partidos políticos: los Whig y los Tory. El perteneció a ambos según la conveniencia del momento.

Hay varias escenas de humor “grueso” a lo largo del relato. Por ejemplo en Liliput cuando el palacio del rey se prende fuego a Gulliver no se le ocurre mejor idea que apagarlo orinando sobre el palacio. Lo que evidentemente los salva de las llamas pero resulta un gran insulto para sus majestades y en especial para la reina que se hallaba adentro en ese momento.

El segundo viaje lo lleva a la tierra de los Brobdignagianos donde la situación es a la inversa. Allí los habitantes son gigantes, comparados con el protagonista, que cae en manos de la familia gobernante donde es usado como juguete de la hija de la familia.

En este relato, Gulliver corre variados peligros debido a su tamaño tan pequeño y a la envidia del enano bufón de la corte que tratará por todos los medios de deshacerse de él, al verse relegado a un segundo plano por el intruso. También acá hay algunas escenas de corte “erótico” cuando las señoras finas lo desnudan y lo pone entre sus pechos, algo que a él le resulta desagradable. 

El tercer viaje, resulta el más extraño de todos y puede ser calificado de “ciencia-ficción”, en especial cuando llega a Laputa. Allí, -él, del mismo tamaño que sus habitantes- visita una isla voladora, donde viven científicos y filósofos, quienes son incapaces de vivir normalmente porque viven pensando y cada tanto hay que despabilarlos con "despabilómeros" para que presten atención. En esta parte se burla de la forma de comportarse de los sabios en las situaciones reales.

En el último viaje, se encuentra con los Honyhnhnms caballos que hablan y que le dan protección cuando se hace entender con ellos. Los caballos han logrado un desarrollo inteligente muy grande y tienen a una raza de hombres involucionados llamados los Yahoos –cualquier parecido con el buscador de Internet no ha de ser coincidencia, supongo.

Este es un libro extraño, sobretodo por la época y tuvo mucha éxito de inmediato hasta el punto que hoy es considerado un clásico y se siguen imprimiendo ediciones de su libro.

También se han realizado versiones cinematográficas. Una de las mejores es la realizada en los años 80, con  Ted Danson como Gulliver, que aunque quita algunas cosas como el tercer viaje y unifica los otros tres, logra sin embargo recrear el clima satírico, más cercano al libro.

 “La principal finalidad que perseguí fue la de vejar al mundo más que a divertirlo” –aseguraba Swift  sobre este libro.

martes, 31 de diciembre de 2013

El hobbit

El año pasado por estas fechas se había estrenado la 1a. parte de "El Hobbit", ahora se estrenó la 2a. parte.

Algunas precisiones, El hobbit lo escribió J.R.R. Tolkien, (filólogo -experto en lenguas antiguas, y profesor) como un cuento para niños pensando en sus hijos. Con todos los conocimientos que él tenía desarrolló durante años el que sería el primer libro de la Tierra Media y los hobbits que la habitaban. Luego, escribiría el impresionante Señor de los anillos que ya fue llevado al cine por el mismo director de estas películas, Peter Jackson.
La verdad que el resultado me parece pobre y poco fiel, no tanto por lo que sucede sino por el clima obtenido. Peter Jackson alguna vez dijo que la fantasía no le gustaba pero parece que el dinero que recaudó con El señor de los anillos le hizo pensar en realizar esta otra película. Lamentablemente el ganar dinero prima sobre la calidad. además El Hobbit es una obra no tan extensa como para hacer 3 películas. Aunque eso no sería el problema, sino que la película se vuelve algo bastante previsible y conocido, creando un clima de cómics de superhéroes más que esa obra que tiene que ver con la naturaleza y de aventuras fantásticas, protagonizada por el hobbit del título y su comitiva de enanos. Para peor, por lo menos en la 1a. parte, Bilbo -el hobbit de la historia- pasa a segundo plano y hasta por momentos casi desaparece, siendo los protagosnistas otros personajes, o ante los efectos especiales y el tono grotesco que Jackson le da a la obra.

Definitivamente, no me gustó y hasta me aburrió, una historia que es divertida, fascinante y atrapante tal cual la concibió Tolkien.
Sobre El Señor de los anillos, las 3 películas de Jackson podría decir más o menos lo mismo.
Así que en memoria de este gran escritor he decidido no ver ni la 2a ni la 3a parte del Hobbit. No creo que vayan a mejorar mucho.

No quiero que mi dinero pase a engrosar las arcas de quien rebaja una obra magnífica como ésta a un nivel mediocre y poco respetuoso.

Si quieren conocer la obra de Tolkien, compren los libros y leánlos. Seguro que van a notar la diferencia.

Feliz 2014

sábado, 3 de agosto de 2013

Otro de los Mitos

Carlos María Federici es un escritor uruguayo que se ha dedicado a los géneros de la Ciencia-ficción, al horror y también al policial. Nacido en 1940, ha ganado premios y ha publicado en diversos países. Dentro del primer género tiene libros como "Llegar a Khordoora" y cuentos famosos publicados tanto aquí como en Estados Unidos y en Europa. Pero hay un libro que se llama "Umbral de las tinieblas" que es un homenaje a Lovecraft, sin duda y a los Mitos de Cthulhu sobretodo pero también al género de horror. Es una novela en la que el protagonista -al igual que en la mayoría de estas historias- es un personaje solitario que en este caso se ve envuelto en una pesadilla de sucesos en un Castillo en Transilvania (al mejor estilo Drácula), donde poco a poco se va revelando que el Conde y el resto de sus habitantes provienen de una familia degenerada. Por allí aparecen seres vampíricos y científicos locos realizando experimentos prohibidos encerrados en la torre del castillo. Pero principalmente, hay una biblioteca en donde están casi todos los libros mágicos del mundo de los Mitos, incluido el Necronomicón, inventado por Lovecraft. Como en todas estas historias las cosas se complican y lo que al principio le parece al protagonista supersticiones poco creíbles -ya que también él es científico- se van volviendo terriblemente real. El protagonista debe escapar de allí junto al Conde -que aparece como un amigo algo enfermo- y tratar de salvar a la Humanidad de la destrucción por parte de los poderes desencadenados.
Federici maneja con fluidez esta novela haciendo olvidar lo inverosímil del relato, utilizando todas las claves de este género que parece seguir teniendo vida para rato.


domingo, 19 de mayo de 2013

Los Mitos de Cthulhu

Son una serie de libros y cuentos escritos por varios autores. El principal creador fue Howard Phillips Lovecraft, nacido en Providence, Estados Unidos el 20 de agosto de 1890. Su estilo es el terror clásico, materialista que incorpora elementos de la ciencia-ficción. Lovecraft fue educado por una madre sobreprotectora que le inculcaba el horror al género humano común, salvo a las "buenas familias anglosajonas" de donde provenían. Lo que de alguna forma transformó en sus historias, donde el protagonista -casi siempre solitario- se enfrentaba a horrores inimaginables, monstruos alienígenas y seres o dioses terribles a los que se invocaba muchas veces por error o por imprudencia. El más famoso de todo: Cthulhu, pero también Nyarlotothep o Azathot. Todos ellos atrapados o dormidos en lejanos lugares de la galaxia o en el fondo del mar y que al ser invocados venían a destruir la Tierra o a esclavizar a sus moradores.

En sus historias aparecen libros con nombres extraños de magia negra y conocimientos esotéricos, casi todos inventados por el escritor. El más famoso: "El Necronomicón" o "Libro de los nombre muertos", supuestamente escrito por un árabe loco llamado Abdul Alhazred.
 
Tuvo influencias de varios autores de horror entre ellos Edgar Allan Poe -con una personalidad parecida a Lovecraft- y sobretodo Arthur Machen, que maneja algunas de las claves que luego Lovecrft seguiría y desarrollaría.

Pero dentro del llamado Círculo de Lovecraft, había muchos escritores con los que se carteaba que comenzaron a escribir sus propios cuentos con los mismos elementos. Es más, entre ellos se animaban a realizar historias y se las enviaban y muchas veces aparecían sus propios nombres en los cuentos -disfrazados o transformados-. Por ejemplo uno de los escritores que apoyó y desarrolló estos mitos, fue Auguste Derleth, quien además fue el principal impulsor de los mitos luego que Lovecraft muriera. Es principalmente gracias a Derleth que Lovecraft es conocido, ya que en vida no fue un autor muy popular. Desarrolló la mitología completa de los Mitos, dividiendo los dioses en los antiguos y los arquetípicos que luchan entre ellos.
Otros de los escritores del círculo son: Clarke Ashton Smith, Robert Bloch, Henry Kuttner, Frank Belknap Long y Donald Wandrei. Cada uno de ellos aportó su cuota a los mitos y fue creando otros dioses, otros libros prohibidos, dándole su propio sello. De manera que el resultado es una cosmogonía fantástica que plantea la idea de unos dioses antiquísimos que poblaron el universo mucho antes que el ser humano existiera y que se debatían intentando controlar a sus adversarios.

Lovecraft también inventó algunas ciudades míticas donde ocurren las historias, como Arkham, o Dunwich (el Horror de Dunwich) y la ciudad de Miskatonic en donde se encuentra la antigua Universidad y Biblioteca donde se hallaban alguno de estos ejemplares.

Las influencias de estos Mitos de Chtulhu, son variadas y llegan hasta hoy. Otros artistas han tomado de ellos y han desarrollado sus propias historias que aunque distintas le deben mucho. Por ejemplo el cómic Hellboy es un personaje que tiene mucho de este universo fantástico. En el cine se han hecho varias películas sobre el Necronomicón, y otras como "La novena puerta" de Polanski, basada en la novela de Pérez Reverte, El Club Dumas, que hace referencia a un libro mágico del cual sólo quedan 3 ejemplares en todo el mundo y que quien lo posea puede llegar a tener poderes ilimitados.
También se han hecho video-juegos con los mitos y existen varias bandas de rock, especialmente de Heavy Metal que se han basado en ellos para sus discos: Metallica, Iron Maiden, Mercyful Fate.

Algunos de los libros clásicos de los mitos son: "El caso de Charles Dexter Ward", "La sombra sobre Innsmouth", "En las montañas de la locura" y sobre todo "En la noche de los tiempos" (también traducida como "El abismo en el tiempo") todas novelas de Lovecraft.
Hay una edición de Alianza editorial donde se recopilan la mayor parte de los cuentos, divididos en 3 partes; los precursores, los mitos propiamente dichos y los continuadores. Allí están "Los perros de Tindalos" de Belknap Long, "El vampiro estelar" de R. Bloch, o "El ceremonial" del mismo Lovecraft.

 

domingo, 14 de abril de 2013

Frankenstein - de Mary Shelley

Recientemente he leido el famoso libro "Frankenstein" del que tantas películas hemos visto. Un libro que en su momento tuvo gran difusión y nopodemos dejar de recordar al gran actor, ya fallecido, Boris Karloff quien interpretara al personaje del monstruo en varias cintas.
Es interesante leerlo, ya que en general, con el tiempo las historias tienden a deformarse.
Para comenzar, Victor Frankenstein era el médico que crea al monstruo y no el monstruo en si que no tiene nombre, ya que el creador siempre lo menciona como el engendro, mi enemigo,etc, y que realmente lo que quiere es matarlo porque se arrepiente de haberlo creado. A su vez, el monstruo lo persigue para torturar a su creador, asesinando a toda su familia, luego que Frankestein se negara a crearle una compañera para no estar sólo en el mundo.


 El monstruo sufre desde que fue abrió los ojos porque fue abandonado por su creador y la gente que lo ve se horroriza ante su sola presencia -tal era su espantoso aspecto-.

La historia está relatada a la manera epistolar, las cartas que un capitan de barco le relata a su hermana, mientras intenta atravesar el Polo Norte. Y luego comienza a relatarle lo que le cuenta el propio Victor al capitán luego que éste lo hubiera recogido en el barco, en una detención a causa del hielo que les impide avanzar. Frankenstein está en un estado deplorable debido a las tragedias sufridas y al agotamiento de perseguir por media Europa al monstruo. A su vez hay otro relato del propio monstruo -al revés de lo que uno supone- que aprendió a hablar escuchando a una familia a quien espiaba con el afán de presentarse y ser aceptado, pese a su aspecto.
 
Al relatar el monstruo sus vicisitudes a su creador, habla prácticamente como un erudito, lo que para mi es la parte más floja de la novela, debido a lo poco creíble del asunto-. La imágen de las películas me parece más acertada en este punto-.

En síntesis, la novela es una serie de relatos dentro de otros, con muchas descripciones de paisajes muy bonitos y poca acción, para quien busque algo parecido a las películas. Es una tragedia, donde todos sufren; el monstruo por su soledad, por ser rechazado por la sociedad y por su propio "padre-creador". Frankestein, por la culpa que siente al haber creado a ser tan deforme y espantoso y las sucesivas muertes de sus seres queridos provocadas por la venganza del monstruo y que él no quiere confesarle a nadie por temor a que lo crean loco.

En su momento, las ideas que mostraba la novela provocaban cierta fascinación y terror seguramente por las consecuencias morales que implicaba. "Es una novela en la que se abren puertas que deberían haber permanecido cerradas, y donde lo mortal y lo inmortal entablan prematuro conocimiento" - diría un crítico.
 Mary Shelley la escribió en 1816, cuando contaba con tan sólo 19 años de edad a partir de un sueño y a instancias de su marido, de Lord Byron y otros escritores cuando pasaban las vacaciones en Ginebra contando historias de aparecidos.

martes, 23 de octubre de 2012

“Ray Bradbury: El mago de las palabras”


Uno de los mejores escritores en lengua inglesa y un poeta por el uso de sus imágenes y sus metáforas. Se lo llamó “el poeta de la Ciencia Ficción”, pero él prefería que lo llamaran “el mago de las palabras”

 Raymond Douglas Bradbury, nació en Waukegan, Illinois, USA el 22 de agosto de 1920.  Era el tercer hijo de Leonard Spaulding Bradbury, un trabahador y Esther Marie Bradbury, ama de casa.

Desde niño le fascinó el cine. Admiraba sobretodo a Lon Chaney, por películas como “El fantasma de la Opera”. Deseaba emular a su actor preferido. “Quería estar en un escenario pero nunca recordaba mis frases, así que fue mejor escribirlas.”

De niño leía las historias de Buck Rogers y otros héroes intergalácticos que salían publicadas en revistas. Como los demás niños se burlaban de él, por eso, un día tiró todas las revistas que tenía. Después se sintió tan mal que decidió no volver a hacer caso a lo que le dijeran y comenzó a coleccionar todo lo que le gustaba. Ya de mayor tenía en su casa todo tipo de objetos del cine, peluches, postales, videos y por supuesto revistas y un sin fin de libros que abarrotaban su estudio. Muchos de esos objetos enviados por sus lectores y admiradores.

Cuando de mayor, se burlaban de él en la calle y le gritaban: “Adiós, Buck Rogers” o “Adiós Flash Gordon”, él los paraba y les decía: “Señora, Señor, ¿no me daría su teléfono para que yo lo llame?”. Años después cuando el hombre llegó a la Luna, Bradbury los llamaba sólo para insultarlos –contó más de una vez.

Después que terminó la secundaria, se puso a vender periódicos en las esquinas y de noche se iba a la biblioteca a leer. Allí se “graduó”. También allí comenzó a escribir. Pedía una máquina en la biblioteca de la Universidad de California, Los Angeles y transcribía todo lo que le venía a la cabeza. ”Me enseñó Shakespeare, me enseñó Jules Verne, Edgar Allan Poe me dijo que escribiera, John Carter de Marte y H.G. Wells y el hombre invisible”

“Ese es el camino a seguir, siempre mirando para arriba, nunca para abajo” – decía.

Pasó varios años escribiendo y mandando cuentos a distintas revistas y siempre le devolvían sus trabajos.

Tenía 21 años cuando le pagaron por un cuento, se llamaba “El péndulo”.

Cuando se casó, su mujer: Maggie, debía mantenerlo pues sólo ganaba 3 dólares a la semana o menos. En 1950 había duplicado esa cifra.

 “Crónicas Marcianas” fue su primer gran éxito y uno de sus mejores libros. No es una novela sino una colección de cuentos con un ambiente común: Marte. El editor le dijo que los ordenara y le diera forma de novela. Así el primer cuento que había escrito “El picnic de 1 millón de años” fue el último cuento del libro. Sus imágenes de los humanos conquistando el planeta rojo y destruyendo las formas de vida que allí existen siguen siendo tan interesantes como entonces.

“El hombre ilustrado” fue su siguiente libro. También una colección de cuentos, más fantásticos.

Su primera novela y quizás el libro más famoso, se lo contó Hitler –decía él –cuando quemó los libros en Berlin. ”Cuando vi lo que había hecho lo odié profundamente. Tenía que hacer algo y escribí Farenheit 451” También se puede ver como un libro contra la censura y una crítica a la “persecución de brujas llevada en los Estados Unidos por el Senador Mc Carthy, por la misma época.

”Esta novela fue llevada al cine por el excelente director francés Francois Truffau en 1967.

Su autor no quedó cien por ciento conforme pero de todas formas la consideró una gran película. Cada vez que veía el final, se emocionaba.

Esa no fue la única vez que tuviera relación con el cine. De hecho, también se hizo una película con algunos de los cuentos de “El hombre ilustrado” y también 3 películas de 2 horas cada una para la Televisión, sobre cuentos de “Crónicas Marcianas”, en las que actuaría el famoso actor Rock Hudson.

Además, fue llamado por el director John Houston para que escribiera el guión de la película “Moby Dick” del año 1961, con la actuación de Gregory Peck.

Colaboró con libretos para la serie “Alfred Hitchcock presenta” y también para la “Dimensión Desconocida”. Años después tendría también su propia serie: “El teatro de Ray Bradbury” donde adaptaría algunos de sus cuentos.

 Bradbury escribió más de 30 libros de cuentos y novelas, además de poesía, teatro, libros para niños...

Entre ellos: “Las doradas manzanas del Sol” (1953), “El país de Octubre” (1955), “Las maquinarias de la alegría” (1964), “Después de la medianoche” (terror) (1976), “Fantasmas de lo nuevo” (1984), “Más rápido que la vista” (1997); todos ellos libros de cuentos. Y las novelas: “El vino del Estío” (1957), “La Feria de las tinieblas” (1962), “El árbol de las brujas” (1972), “La muerte es un asunto solitario” (policial) “Cementerio para lunáticos” (terror) y “Ahmed y las maquinarias del olvido” (para niños – 1999)

Leer a Bradbury, aún en traducciones al castellano, es un verdadero placer. Cada libro es poesía pura. El manejo que logra con las metáforas y la belleza de las imágenes realmente demuestran su talento.

En español, casi toda su obra la editó Minotauro. Cuentos como “La sirena” -que según John Houston olía a Melville y por eso lo llamó para hacer el guión de su película- ya se han vuelto clásicos. El picnic de un millón de años, La pradera –donde inventa la Realidad Virtual; El sonido de un trueno, en que se hacen viajes a la prehistoria para cazar Dinosaurios y al volver a su tiempo la realidad ha cambiado, son otros de sus cuentos clásicos.

Obtuvo numerosos premios, entre ellos: una mención al Pulitzer.

Como si todo esto fuera poco, diseñó el pabellón estadounidense en la Feria Mundial de Nueva York en 1964 y la Nave Tierra para Epcot Center de Disneyworld.

Siempre se consideró a sí mismo como un escritor de fantasía. “Sólo escribí un libro de Ciencia Ficción: Farenheit 451” –decía.

Pero siempre tuvo la vista puesta en el futuro.  “Nunca he conducido un coche. No me gusta viajar en avión. Pero hace semanas operé un Rover en Marte”

En 1950 al salir de un restaurante un policía los detuvo porque iban caminando por Los Angeles. Esa noche escribió un cuento: “El peatón”.

Hizo un ensayo  muy interesante que se llama: “El Zen en el arte de escribir”. Allí él habla de cómo escribía.  “Hay que dejar que el Inconsciente fluya sin detenerlo”

 “Nunca he trabajado por dinero, tampoco buscaba una carrera. Decidí ser escritor a los 3 años, empecé a escribir a los 12 y he escrito desde entonces para sentirme a gusto.”

“Escribo por amor y ese es mi único consejo: Ama lo que escribes y escribe lo que amas”  “El momento más feliz de mi vida es levantarme cada mañana y ponerme a escribir”

En 1999, sufrió un derrame cerebral pero continuó escribiendo

En los últimos años, ya no veía muy bien y tampoco oía, así que una de sus hijas: Alexandra que vivía en Arizona escribía lo que él le dictaba y ella se los devolvía por fax para la corrección.

Decía que quería ser cremado y que enviaran sus cenizas a Marte en una lata de tomate. No sabemos si eso se cumplió.

Falleció a los 91 años en su casa de Los Angeles el 7 de junio de 2012. Pero su obra quedará por siempre, con la admiración de todos los que hemos sido sus seguidores.